Probando la pasta keiki power para estimular las yemas de las orquídeas.