La primavera nos sacude la pereza con toda la energía posible